Una denuncia por abuso sexual, desata otro delito más grave en Palmira

Una denuncia por abuso sexual, desata otro delito más grave en Palmira

Un escándalo por una denuncia de abuso sexual contra el hijo de un pastor de una iglesia evangélica de Palmira que derivó en otro delito: el secuestro de supuesto material fílmico y fotográfico de abuso de menores en la casa del acusado, según informaron extraoficialmente desde la Fiscalía de San Martín.

Nicolás Coronel es hijo del pastor de la iglesia Cristo La Esperanza de Palmira. Además, es el líder espiritual de los jóvenes de esta congregación. Lo es desde hace varios años. Por lo tanto, tendría llegada e influencia sobre los adolescentes que él guía.

Hace unos seis años, una chica de 17 años habría necesitado hablar con él de temas espirituales propios de quienes tienen un fuerte vínculo con la religión y con la iglesia a la que pertenece. Nicolás Coronel le habría dicho que fuese a su casa para dialogar sobre el tema que ella requería. La joven, confiada, habría ido, de acuerdo a la información proporcionada por fuentes judiciales ligadas a la investigación.

Luego de ese encuentro, la adolescente denunció penalmente que fue abusada por Coronel. El relato afirmaría que el joven religioso la habría avanzado y comenzado a manosearla. Ella logró salir de esa situación e irse, siempre de acuerdo a fuentes judiciales.

Muy afectada, la chica habría hablado con el padre del guía de la juventud, el pastor del Ministerio Cristo La Esperanza. Según conocidos de la chica, le había contado lo sucedido en la casa de su hijo y la respuesta no habría sido la esperada.

Por ello, para la joven digerir lo que supuestamente sucedió no habría sido fácil. Comenzó a hacer terapia y su terapista le habrían insistido varias en que lo que sufrió sería un abuso y debía denunciarlo, le detallaron al POST desde la Fiscalía. Finalmente, la chica, que hoy tiene 23 años, se presentó hace seis meses en la sede judicial de San Martín y denunció que habría sido abusada por el hijo del pastor.

“Se hicieron los peritajes psicológicos cuyos resultados indicaron que no fabula. Se negó a los exámenes físicos y en realidad no hubo objeciones porque, según lo denunciado, fueron manoseos ocurridos hace seis años, que no podrían dejar ningún tipo de secuela física verificable objetiva”, explicó una fuente ligada a la investigación.

La sorpresa fue cuando la fuente reveló otro dato cuando se le consultaba por la denuncia de abuso. Habrían hallado material de abuso de menores. “Cuando fue imputado, al sospechoso se le hizo un allanamiento en su vivienda y encontramos material de abuso a menores de edad, lo que antes se mal llamaba ‘pornografía infantil’. Por ello, se le imputó otro delito por ‘tenencia de material de abuso sexual de niñas, niños y adolescentes’ ” relató la fuente. Esta violación al Código Penal prevé una pena de hasta 1 año de prisión, pero si se comprobara que lo distribuyó, la penalidad podría ser de hasta seis años sin excarcelación.

Ahora, Nicolás Coronel enfrenta dos acusaciones, confirmaron desde la Fiscalía de San Martín. La primera, por abuso sexual simple agravado por ser miembro de un culto en su condición de líder o guía. La segunda imputación, es por la tenencia de material de abuso sexual de niñas, niños y adolescentes.

Desde la Fiscalía indicaron que en las dos causas ya está casi finalizada la instrucción y que cuando finalice la feria judicial (el 31 de enero) está todo listo para elevar las causas a juicio.

Por redacción

Leave a Reply

Your email address will not be published.