Viñedos en Mendoza: ¿después de las heladas qué hacer?

Viñedos en Mendoza: ¿después de las heladas qué hacer?

Yoana Aliotta y Agustín Lattandi, ambos ingenieros agrónomos miembro de la Asociación de Viñateros de Mendoza, dan su visión técnica sobre las acciones a seguir después de los potenciales daños por heladas en las fincas.

Las consecuencias de las heladas en los meses de septiembre y lo que va de octubre de este año, han sido bastante heterogéneas y variables, ya que en las distintas zonas afectadas se observaba una brotación bastante despareja en los viñedos al momento de producirse.

Pese a esto, concluimos que las mismas han causado una merma considerable en la producción, estos valores se irán ajustando con el correr del desarrollo fenológico de la planta y las observaciones a campo que realicemos, sobre todo, después del cuaje y el llenado de los racimos.

A priori y como antes comentáramos, nos animamos a confirmar que los daños según las zonas van de un 10 a 40 %, lo cual nos genera bastante preocupación. Vemos con el correr de los años que esta problemática ya está causando más daño a la producción que la caída de granizo.

Desde la AVM, hemos realizado junto a los Centro de Desarrollos Vitivinícolas capacitaciones brindadas por el Ing. Agr. Alejandro Ortega, donde en la misma se analizan y brindan varias herramientas de lucha pasiva contra esta problemática, donde con bajo costo y manejo del viñedo se pueden evitar grandes daños.

Igualmente creemos que se debe trabajar fuertemente con líneas de financiamiento para establecer métodos de lucha activa contra la helada, y cuando hablamos de estos métodos no solo el riego por aspersión, sino algo no tan visto en la provincia e igualmente efectivo y que no necesita de agua, como es el método de movilización de aire caliente de altura y circulación de aire denso y frío de la superficie a través de grandes ventiladores.

Otro tema no menor, es que los productores nos acostumbremos a realizar las denuncias de daños a Contingencias climáticas, independientemente de haber contratado o no el seguro agrícola. Esto tiene sobre todo dos grandes consecuencias: 1-El productor según el daño total al final de temporada, se puede acoger a beneficios impositivos financieros establecidos tanto en la ley nacional como provincial sobre daño agrícola (independiente de haber contratado seguro) y 2- El daño denunciado entra a las estadísticas generales y es conocido y tenido en cuenta a la hora de diseñar políticas vitícolas, ayudas, calcular estimaciones de producción, etc.

DESPUÉS DE LAS HELADAS

•             Continuar con todos los trabajos programados y labores en finca.

•             Realizar todos los tratamientos fitosanitarios, teniendo en cuenta las aplicaciones preventivas de perónospora y Oídio, junto al control para Lobesia.

•             Calibrar maquinaria agrícola antes de pulverizar y usar los productos adecuados con las dosis correspondientes utilizando coadyuvantes para mejorar las aplicaciones.

•             Ajustar la fertilización, de acuerdo a los daños causados en nuestros viñedos.

•             Organización y preparación de los riegos. Debemos ser eficientes debido a la escasez hídrica que se nos presenta en Mendoza estos últimos años.

Ante cualquier duda consulte con su ingeniero agrónomo de confianza.

Por redacción

Leave a Reply

Your email address will not be published.