CHARLAS DE CAFÉ: Me convertí en fanático del Reggaetón

CHARLAS DE CAFÉ: Me convertí en fanático del Reggaetón

Hoy veo que todo el mundo habla mal del reggaetón, de su ritmo, de los videos, del vocabulario, de los videos y de muchas cosas más. Escuchamos a diario la frase “como podes escuchar esa porquería” y esa frase tiene mucho que ver con una frase que decían mis abuelos cuando yo era joven y escuchaba Guns And Roses: “eso es un tarrerío”. Encuentro que estas frases están unidas por un mismo hilo: la incapacidad que tenemos las personas adultas para entender las estructuras de la juventud.

Pasa que hay una forma de pensar que a mi criterio es errada: “Todo tiempo pasado fue mejor”. Todo lo que ya terminó fue mejor: mi vida, mi trabajo, la música, las películas, los lentos, los boliches, la política, los viajes y lo que se te ocurra. Siempre hablamos de proezas pasadas y nos olvidamos de las nuevas pruebas que no pone la vida.

Hace poco vi una película que es un ícono de los 80: “Los bañeros más locos del mundo”. Película que juntaba a los mejores humoristas de ese momento. Empecé a verla muy ilusionado, pero me di cuenta que lo único positivo de la película era “recordar tiempos pasados”, pero la película era muy lenta y los chistes ya estaban pasados de moda.

Pasa que los pibes piensan de otra manera. Hoy todo es más rápido y no es peor, es mejor. Ojo. Evolucionó el mundo.

Siguiendo con las películas me acuerdo cuando pasaron la película “Danza con lobos” con Kevin Costner (en ese tiempo era estreno). Había ganado todos los premios Oscar, por lo cual esperaba una película tremenda. Kevin, perdoname pero tu película aburre. Tres horas de mi vida perdí. Tres horas. Hoy los chicos esas cosas no le pasan, hoy ellos ven un Tik Tok que dura 8 segundos como mucho y van pasando si no les gusta. El tiempo máximo que pierden es 8 segundos y yo perdí 3 horas.

Otra cosa que extrañamos son los lentos. Nadie olvidará los momentos que vivíamos cuando ponían los lentos. Eran dos tandas de lentos. Si estabas afilado y venías haciendo las cosas bien, bailabas en la primera tanda. Si no tenías que esperar hasta la segunda tanda y tener suerte. Hoy se piensa de otra manera las parejas se relacionan de otra manera.

Pasa que ahora nos queremos hacer los viejos rockeros y nos gustaba más cuando ponían Los Fantasmas del Caribe, Los Charros o Locomía. Tampoco nos queramos hacer los tipos con grandes gustos musicales.

No voy a entrar en el tema de autos de los 80 porque eso me va a traer muchos enemigos y no es la idea.

Dejemos que los adolescentes se muestren como son, con sus gustos, con sus pasiones, con su música y con su forma de expresarse. Aprendamos que el mundo no se adapta a nosotros, si no que nosotros tenemos que adaptarnos al mundo. Recordemos nuestros momentos de adolescencia cuando éramos incomprendidos y no repitamos la historia de desencuentros. Abramos la mente a una nueva cultura y dejemos de lado la frase “Todo tiempo pasado fué mejor” por “Quizás hoy pueda ser el mejor día de mi vida”

Quiero despedirme con una frase que me encanta: ¡VIEJO, DEJÁ DE ANDAR EN CARRETA!

Quiero dedicar este relato a Oscar López, un gran amigo, cliente y peluquero, que ya no está más entre nosotros y que le gustaban Los Fantasmas del Caribe, a Barby Recanati y a los que conocen la palabra deconstrucción (que no tiene que ver con los albañiles).

Por Marcelo Eduardo Giordano

Leave a Reply

Your email address will not be published.